Trastornos de Ansiedad

Trastornos de Ansiedad

Los trastornos de ansiedad son los cuadros más frecuentes en psiquiatría y psicología, generalmente son cuadros leves con escasa interferencia en el funcionamiento habitual del individuo pero que se acompañan de importante malestar.

En función del tipo de ansiedad, de cómo se presente o de las circunstancias que la desencadenen distinguimos distintos tipos de trastornos de ansiedad:

  • Trastorno de ansiedad generalizada
  • Trastorno de pánico con o sin agorafobia
  • Fobia social
  • Trastorno de estrés postraumático

El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza fundamentalmente por la existencia de preocupaciones excesivas acerca de circunstancias normales de la vida. Estas preocupaciones patológicas generan importante tensión emocional que finalmente se manifiesta por síntomas físicos como sensación de ahogo, palpitaciones, presión en el pecho, desasosiego, dolores de cabeza y cuello, irritabilidad y dificulta para relajarse. Clásicamente, estos cuadros no han sido diagnosticados por los médicos y se han clasificado como “personas nerviosas” que se preocupan mucho por las cosas y no han recibido tratamiento. Afortunadamente, esta situación ha cambiado y actualmente se diagnostica con facilidad este trastorno y disponemos de tratamientos muy eficaces y seguros para aliviar el sufrimiento y lograr un mayor bienestar para estos pacientes. La terapia cognitivo conductual orientada a identificar pensamientos irracionales y modificar conductas disfuncionantes es eficaz en estos casos y en ocasiones hay que añadir tratamiento psicofarmacológico.

El trastorno de pánico es otro trastorno de ansiedad que consiste en la aparición de súbitas crisis de angustia, que se caracterizan por intenso malestar, con sensación de ahogo, presión en el pecho, sensación de muerte inminente, y que suele motivar visitas a Urgencias por sospecha de infarto. Una vez iniciado el cuadro, estas crisis suelen repetirse con frecuencia e intensidad variable. En principio son cuadros leves, nunca peligrosos, pero que se acompañan de intenso malestar. El riesgo es que el paciente empiece a modificar su vida por miedo a que le repita la crisis, limitando su exposición a situaciones que él considera de riesgo o en las cuales cree que va a tener difícil poder escapar o recibir ayuda, estaría desarrollando lo que llamamos una agorafobia. El tratamiento del trastorno de pánico es eficaz y seguro aunque es imprescindible establecerlo lo antes posible para evitar la progresión hacia una agorafobia.

La fobia social consiste en la aparición de una ansiedad excesiva y patológica en diferentes situaciones de exposición de tipo social, por ejemplo, hablar en público, conocer gente nueva, comer en público, etc. Sería como una timidez excesiva y patológica que condiciona de forma importante la vida de la persona. En la fobia social, el sujeto experimenta todo tipo de síntomas de ansiedad en los momentos de exposición, como temblor, sudoración, ahogo, enrojecimiento facial, malestar abdominal, etc. La experimentación de estos síntomas provoca mayor nerviosismo y miedo a que se le note, se bloquee y pierda el control de la situación. Debido a esto, el paciente tiende a evitar cualquier situación que pueda resultar comprometida condicionando su vida a estos temores. El tratamiento correcto sería un tratamiento farmacológico, bien pautado o bien puntual en situaciones concretas, acompañado de una psicoterapia cognitivo-conductual.

El trastorno de estrés postraumático aparece en respuesta a una situación traumática lo suficientemente intensa como para poder poner en riesgo la vida del paciente o la de otros. Como consecuencia de ello se ponen en marcha una serie de mecanismos psicológicos que condicionan la vida del paciente donde predomina la angustia y las conductas de evitación secundarias. El tratamiento suele ser farmacológico y siempre psicoterapéutico que permita la normalización de la vida del paciente en todos los aspectos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar